Castellar de la Frontera (Cádiz, Andalucía)

martes, 29 de abril de 2014

Castillo de Castellar Viejo (Cádiz, Andalucía)
Castillo de Castellar Viejo


Torre de Castellar Viejo (Cádiz, España)
Entrada de Castellar


Castellar de la Frontera (Cádiz, España)
Restaurante en Castellar


Calles de Castellar
Calles de Castellar


Mañana de flores
Calles de Castellar


Parque Natural de los Alcornocales (Castellar de la Frontera, Cádiz)
Los Alcornocales y Gibraltar


Da gusto ver pueblos donde las cosas se hacen bien. Castellar de la Frontera, situado en medio del Parque Natural de Los Alcornocales, es uno de estos sitios.

El llamado Castellar Viejo es lo que sería el pueblo original y se fundó durante la ocupación musulmana, aunque es asentamiento humano desde la prehistoria.

Fue uno de los muchos eslabones de la cadena de fortalezas que trataban de defender las fronteras del Emirato de Granada frente a la hegemonía del Reino de Castilla que amenazaba la independenciadel reino nazarí. Durante estas guerras Juan de Saavedra conquistó en dos ocasiones sus muros siendo recompensado por Juan II con la creación del Señorío de Castellar.

El Condado de Castellar sigue existiendo hoy en día si bien el título está, según mis informaciones, vacante desde el año pasado por el fallecimiento de la Duquesa de Medinaceli, última en poseerlo.

Castellar Viejo vio como casi todos sus habitantes se iban al Castellar Nuevo a mediados del siglo XX, pero a pesar de ello sus habitantes mantuvieron la conservación del núcleo urbano. Debo decir que su estado es ejemplar. Muchos sitios deberían aprender de este ayuntamiento, cuya principal industria es la del corcho que extraen del Parque y que tal vez deberían promocionar un poco más el parque y el pueblo, y más teniendo en cuenta donde están, a unos kilómetros del aeropuerto de Gibraltar y relativamente cerca de Tarifa y de la Costa del Sol.

Cuando se sube a Castellar Viejo hay que tener cuidado porque es una carretera con muchas curvas y poca visibilidad, con zanjas en lugar de cunetas y parece que popular entre los ciclistas. Es mejor ir con precaución para evitar un disgusto con uno o con un coche que no se ciña bien a las curvas y venga en sentido contrario.

El pueblo os da la bienvenida con lo que era el viejo acceso al castillo. Es un placer entrar así en una población y te transporta a otras épocas. A partir de ahí caminar. El pueblo es pequeño y se ve en poco tiempo, así que podéis tomaros las cosas con calma y recrearos con las calles, plazas e intersecciones. O contemplar tranquilamente el embalse del Guadarranque desde los miradores que hay en la parte occidental de la muralla

Como veis, las calles están diseñadas en pendiente y con acanaladura hacia el centro para que las lluvias,no vayan hacia los muros de las casas y sean debidamente absorbidas por los desagües o simplemente vayan por la calle hasta algún aliviadero. Esto, en una zona donde las casas están encaladas previene humedades y preserva la fachada.

Así que aquí tenemos a la arquitectura tradicional haciendo algo que muchos edificios más modernos han olvidado: el entorno donde está un edificio o una ciudad tiene que tenerse muy en cuenta a la hora de diseñarla.

Eso sí, visto en foto parece un sitio muy agradable y muy cómodo para caminar. En realidad, más os vale llevar un calzado con una suela no demasiado fina, porque esas piedras en la planta del pie son muy molestas. Lo digo por experiencia.

El Parque de los Alcornocales

Es un parque natural bastante grande, que va desde el mar hasta el interior más profundo de la provincia gaditana, tocando territorios de 17 municipios, y llegando hasta la Sierra de Grazalema en El Bosque. Se trata de uno de los parques naturales más extensos de España, y al mismo tiempo se trata de uno de los bosques de alcornoque de mayor tamaño y mejor estado de conservación del mundo.

Una buena parte de esta situación es que ha habido una explotación económica del corcho que ha hecho importante la preservación de estos recursos. Tal explotación empezó por parte de la Casa de Medinaceli mediante la empresa La Almoraimam, que posteriormente fue vendida a Rumasa y tras la expropiación de esta pasó a titularidad pública, que planea venderla con la fuerte oposición de Castellar y de la Junta de Andalucía.

En la foto, si nos fijamos, puede verse el Peñón de Gibraltar allá a lo lejos.

Otra parte de los recursos procede de la explotación municipal de la Dehesa de la Boyal, objeto de pleito entre los vecinos y los propietarios durante siglos, hasta que finalmente se dio la razón a los primeros y su gestión lo lleva el Ayuntamiento con una Junta Rectora representada por la Asamblea General de Vecinos.

¿Cómo llegar a Castellar de la Frontera y su castillo?

      Rutas relacionadas
       

      Otros artículos de interés
       

      0 comments

      Publicar un comentario