San Juan de la Peña y Santa Cruz de la Serós (Huesca, Aragón)

lunes, 12 de diciembre de 2016

Monasterio de San Juan de la Peña (Sta Cruz de la Serós, Huesca)
San Juan de la Peña


Sierra de la Peña (Santa Cruz de la Serós, Huesca)
Sierra de la Peña


Sierra de la Peña (Santa Cruz de la Serós, Huesca)
Sierra de la Peña


Santa Cruz de la Serós (Huesca, España)
Santa Cruz de la Serós


Santa Cruz de la Serós (Huesca, España)
Santa Cruz de la Serós


Las tierras del norte de Huesca respiran historia y leyenda. Entre las cumbres del Pirineo y el Prepirineo se gestaron los reinos precursores de lo que más adelante sería el Reino de Aragón.

Y en el municipio de Santa Cruz de la Serós se encuentran dos lugares de gran importancia en aquellos primeros años: el Monasterio de San Juan de la Peña y lo que queda del de Santa Cruz de la Serós.

En estas cumbres de la Sierra de la Peña cuenta la leyenda que un noble llamado Oto o Voto cabalgaba tras un ciervo que había visto y al llegar al monte Pano ambos, montura y jinete, cayeron al abismo. Sin embargo el caballo aterrizó suavemente y pasado el susto Voto descubrió una cueva donde se hallaba una ermita dedicada a San Juan Bautista donde descansaba el cuerpo de un ermitaño.

Según la leyenda Voto iría a Zaragoza donde vendió todos sus bienes para volver a la cueva, junto a su hermano, para reemplazar al viejo ermitaño.

Años después y ya ocupada la península por los musulmanes Voto y su hermano serían testigos de la proclamación de Garcí Ximénez como caudillo de los guerreros cristianos aquí refugiados, desde donde partirían a la conquista de Aínsa y Jaca. Este sería el origen del primitivo condado (luego reino) de Sobrarbe.

No es de extrañar por tanto que los reyes aragoneses favoreciesen al monasterio cuya fachada, incrustada en una inmensa mole rocosa, impresiona al visitante. Así, García Sánchez I les dio a los monjes derecho a jurisdicción y sucesivos reyes siguieron protegiendo al monasterio, reconstruido y ampliado en este período, hasta que en tiempos de Sancho Ramírez se convirtió en Panteón Real. Durante cinco siglos los reyes aragoneses serían aquí enterrados.

Este monasterio perdería parte de su importancia al fundarse el monasterio nuevo, en una campa montaña arriba, en un entorno mucho más cómodo y rodeado de prados y bosques. Este nuevo monasterio fue construido tras un incendio que causó un gran daño en el antiguo.

Al adoptar la Regla de San Benito las monjas hubieron de desalojar la parte de San Juan que ocupaban y se mudaron a pie de montaña, donde hoy se encuentra Santa Cruz de la Serós, población que nació al abrigo del nuevo monasterio. De hecho, "Serós" deriva de "sorores" y se refiere a estas monjas.

El nuevo monasterio, bajo la advocación de Santa María, dependía del de San Juan de la Peña, siendo ambos benedictinos. Fueron dos de sus primeras internas Urraca, hija de Ramiro I y posteriormente su hermana Sancha, una mujer de gran poder y que entró como abadesa tras enviudar de Ermengol III de Urgel. La administración de los bienes del monasterio, de sus rebaños de ovejas y su influencia supusieron un fuerte apoyo para su hermano Sancho Ramírez, rey de Navarra y de Aragón, sobre el que ejerció notable influencia. Tanto era su poder que consiguió que su hermano García, obispo de Pamplona, perdiese su cargo, sucediéndole ella misma como "obispo".

El monasterio de Santa Cruz fue abandonado en el siglo XVI, cuando las monjas se transladaron a Jaca, cayendo este en ruina y perdiéndose todo el edificio, a excepción de su iglesia, todavía en uso.

Hoy en día es parada de uno de los ramales del Camino de Santiago, para quien le apetezca pasar por aquí en lugar del mucho más conocido y transitado camino francés de Roncesvalles. Merece la pena por la arquitectura tradicional de sus casas y está considerado como uno de los mejor conservados de la Jacetania, con algunas casas conservando sus tejados de losa con chimeneas rematadas en espantabrujas.

Además de eso, la Sierra de la Peña tiene rutas de senderismo y es un punto privilegiado para la observación de aves, por lo que ha sido declarada como ZEPA y LIC. La joya de la corona son los buitres, habitando aquí buitres leonados, negros y quebrantahuesos.

El Mapa
Rutas relacionadas

El Cañón de Añisclo y el Cañón del Bellós (Huesca, Aragón)

sábado, 3 de diciembre de 2016

El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Cañón de Añisclo


El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Río Bellós


El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Río Bellós


El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Carretera HU-631


El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Carretera HU-631


El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Cañón de Añisclo


El Cañón de Añisclo (Huesca, Aragón)
Los Sestrales


Uno de los muchos tesoros de Huesca es el Cañón de Añisclo, en el Parque Nacional de Ordesa. Se trata de una estrecha garganta que va de este a oeste siguiendo el curso del río Bellós, desde el circo glaciar donde nace hasta el pueblo de Escalona, aunque el último tramo también se conoce como Cañón del Bellós, correspondiendo este nombre a la parte más estrecha y encajonada del mismo. La parte entre la ermita de San Úrbez hasta la Fuente de los Baños también es conocida como Desfiladero de las Cambras.

En verano el camino debe hacerse de este a oeste ya que la carretera, la Hu-631, es de sentido único, aunque algunos idiotas la hacen en sentido contrario. A uno de ellos debería pasarle la factura de la antena de mi coche. No es una carretera para hacer todo el año y es muy frecuente que en los meses de invierno esté cortada por nevadas y en primavera por los efectos del deshielo, tanto por la crecida repentina del río como por riesgos de derrumbes.

Es una ruta impresionante, sobre todo para aquellos que no estamos acostumbrados a movernos en estos paisajes calizos que parecen cortados a cuchillo, de altas paredes verticales, alcanzando desniveles de casi mil metros desde la parte superior del valle, y angostos tramos de carretera que han sido ampliados a base de excavar la montaña dado el escaso espacio disponible.

En los tramos más amplios los árboles han conseguido colonizar la poca tierra disponible en parte aprovechando el efecto de inversión térmica. Este efecto consiste en una inversión de los pisos de vegetación normales de la montaña, con la parte más frondosa en la parte inferior del valle, casi a pie de río.

A lo largo de toda la ruta hay varios miradores, tanto sobre el río como a su lado. Y se han dispuesto paneles informativos en varios de ellos para que los visitantes sepan apreciar lo que están viendo.

El lugar culminante de la ruta es la Ermita de San Úrbez, en la parte más estrecha del Cañón, en tierras de Fanlo. Hay un pequeño aparcamiento donde se puede dejar el coche y después hay que seguir por sendas señalizadas y cruzar por un puente hasta el otro lado del río. La senda está bien preparada y no debería representar demasiada dificultad para la mayor parte de la gente.

La ermita en sí es una pequeña rareza, ya que es más que nada un muro que termina de aislar una pequeña cueva natural donde al parecer dormía Úrbez, un pastor que se asentó en la zona allá por el siglo VIII y que al parecer procedía de Burdeos. La gente de la zona creyó en vida de este que se trataba de alguien tocado por la divinidad, así que con el tiempo terminó retirándose a esta zona tan aislada, para vivir tranquilo y en paz.

Río arriba, por el Ballinisclo, y ya teniendo que ir a pie (razón por la que no la conozco ya que yo iba en ruta y simplemente me desvié para cruzar el cañón) está la Fuénblanca. Las fotos que he visto del sitio son realmente bonitas, así que el día en que vaya a ver Ordesa con calma, que lo tengo pendiente, está marcado como sitio para ver.

Otra cosa interesante del cañón se encuentra en la parte superior. En la parte muy superior. Y es que en la entrada del Cañón, arriba, en lo alto de la montaña, se encuentran los Sestrales.

Los Sestrales son la caliza desnuda de la parte superior del valle. Impresionantes moles rocosas que presiden su entrada, a modo de pórtico. Desde ahí arriba las diferentes fajas van escalonando el valle y mostrando los diferentes afloramientos que el Bellós tuvo que ir cortando para modelar el terreno.

El Mapa
Rutas relacionadas

Alquézar (Huesca, Aragón)

domingo, 20 de noviembre de 2016

Alquézar (Huesca, Aragón)
Alquézar


Alquézar (Huesca, Aragón)
Castillo de Alquézar


Alquézar (Huesca, Aragón)
Alquézar


Alquézar (Huesca, Aragón)
Alquézar


Alquézar (Huesca, Aragón)
Alquézar


Alquézar (Huesca, Aragón)
Alquézar


Recuerdo que cuando empecé a preparar este viaje una mujer de Huesca con la que hablé me recomendó mucho la visita tanto a Alquézar como al Cañón de Añisclo. Y en ambos casos estuve a punto de descartar las visitas porque me quedaban un poco fuera de la ruta que pretendía hacer.

Pero por lo que fuera decidí que si son vacaciones, son vacaciones. Y mereció la pena. En realidad toda Huesca merece la pena. Es una provincia extraordinaria y le pasa un poco lo que a Soria: que es como si nadie supiese que existe y lo genial que es. Así que empecemos a conocer Huesca en Alquézar.

Esta zona donde se encuentra Alquézar es el Prepirineo, la comaca del Somontano. Junto con el Sobrarbe el Aragón más puro. De hecho, Alquézar recibe su nombre de una primitiva fortaleza musulmana que protegía las tierras que dominaban de los nacientes condados aragoneses del Sobrarbe, aunque no tardaría mucho en ser conquistada. La vecina Barbastro, a donde se llega siguiendo el valle del Vero, sería más adelante la que heredase la sede episcopal principal del naciente reino aragonés tras su traslado desde Roda de Isábena.

Alquézar se encuentra en un promontorio rodeado parcialmente por el cañón del Río Vero. Un cañón que es espectacular, aunque por desgracia no llegué a bajar. Las vistas del cañón desde el pueblo son una pasada, sobre todo desde la plaza al pie del castillo y según cuenta un conocido es una zona ideal para el barranquismo.

El cañón asisimismo sirve como refugio para muchas especies de aves, que anidan en los huecos de sus paredes, protegidos de los elementos y de los depredadores

El pueblo en sí tiene una arquitectura tradicional muy bien conservada y hoy en día es su principal atractivo. Calles estrechas en piedra rojiza, con uso frecuente de ladrillo y adobe y abundantes túneles y "casas puente", que se extienden a ambos lados de la calle y la salvan por arriba, techándola.

La forma en que se integra el casco urbano en su entorno es una maravilla, un lujo para la vista coronado por su castillo colegiata, que como dije antes es de origen árabe y posteriormente modificado por los reyes de Aragón y los señores que más adelante lo poseyeron.

Alquézar forma parte de la asociación de los "Pueblos más bonitos de España" que vela por la conservación y la explotación racional de los pueblos adheridos. No es una asociación oficial y hay pueblos realmente espectaculares que no están asociados pero su labor, además de para sus socios, inspira a otros pueblos en los mismos valores.

Fuera de Alquézar es posible conocer su entorno. El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, además del ya mencionado barranquismo, cuenta con numerosas sendas y rutas para hacer tanto a pie como en bici. Y también es posible visitar pueblos cercanos como Barbastro, que aunque visité y me gustó no me pareció tan impresionante como este pequeño y hermoso pueblo.

El Mapa
Rutas relacionadas

Les sept gorgs (Campdevànol, Girona)

domingo, 16 de octubre de 2016

Les sept gorgs (Campdevánol, Girona)
Les sept gorgs


Les sept gorgs (Campdevánol, Girona)
Les sept gorgs


Les sept gorgs (Campdevánol, Girona)
Les sept gorgs


Les sept gorgs (Campdevánol, Girona)
Bosque de Boj


Les sept gorgs (Campdevánol, Girona)
Gorg del Colomer


Muchas veces los lugares que visito aparecen un poco por casualidad cuando preparo un viaje. En el caso de Les Sept Gorgs la razón del descubrimiento fue tener que cancelar este viaje por Cataluña y retrasarlo un año. Revisando las notas del año anterior sobre un mapa y buscando fotos de un pueblo cercano apareció una de una pequeña cascada que me llamó la atención. E investigué, claro.

En esta zona de la península la población se articula en torno a los valles y grandes vías de comunicación, así que cuando te planteas una ruta raras veces te vas a desviar de tu camino, y en mi caso se trataba de ir desde la Costa Brava hasta Andorra, así que hice un pequeño desvío por aquí para conocer este sitio. Y mereció la pena.

Campdevànol es un pequeño pueblo cercano a Ripoll, el valle donde se originó la Cataluña que hoy conocemos, ya que tiene una gran vinculación con la fundación de la Casa de Barcelona. Tanta es su vinculación que aquí está enterrado Wifredo, el Velloso, el último conde nombrado por los carolingios y que con sus maniobras políticas consiguió hacerse con varios de los condados catalanes y aprovechar la debilidad del Imperio para consolidar su poder.

A pesar de su aislamiento esta zona era lo que se llama una tierra de nadie, donde ni musulmanes ni lo que quedaba de las poblaciones romana y visigoda se establecían. Fue en época de Wifredo cuando finalmente este territorio fue ganado al menguante poder sarraceno.

A pesar de ello, sigue siendo una  zona muy poco poblada y puedes tener una idea de lo que era el terreno en aquellas épocas.

Lo primero, para visitar Les Sept Gorgs (los siete estanques) hazte a la idea de que vas a tener que pagar y que no va a ser barato, al menos si lo haces en los meses de verano: el aparcamiento ha sido restringido por el ayuntamiento en varios kilómetros y han tenido la gentileza de dejarte un parking al módico precio de diez eurazos con una barrera que se levanta previo pago, sin personal humano.

La otra opción es ir hasta una quesería que hay más adelante y aparcar en las escasas plazas de las que dispone. Este es un párking para clientes y es una quesería muy modesta. Si vas a ocupar una de sus plazas no seas rata y cómprales algo. En mi caso fue un queso de oveja que costó sobre... 10 euros. Caro, pero artesanal, con una alimentación de primera para los animales y el propietario es un chico muy majo que insistió varias veces en que no era necesario que le comprase nada.

Pero oye, ya que fue tan amable y yo ya iba mentalizado para pagar no quise echarle morro. Le compré el queso (que por cierto, estaba excepcional) y me fui a recorrer el camino de les Sept Gorgs. Haceos a la idea de que vais a patear a gusto: desde la quesería hasta el inicio del camino hay un buen paseo.

Una cosa más. Desde el parking hasta las cascadas el camino va por un lado del río y desde la quesería por otro (y es mejor el de la quesería).

Les Sept Gorgs es el típico riachuelo, el Estiulà, que se va deslizando por una montaña caliza, salvando unas pequeñas caidas y haciendo unos pequeños lagos. Por lo visto en verano, los días de calor, estos estanques son frecuentados por gente del pueblo y de otros lugares que vienen a bañarse o a hacer senderismo. Cuando yo fui era un día nublado y fresquito y aún así había alguna gente en los diferentes rincones que recorrí, aunque por lo que tengo entendido el lugar está bastante concurrido en temporada alta.

El sendero, una vez que abandonas la pista forestal, está bien señalizado y es muy agradable, muy accesible excepto en alguna zona puntual, caminando entre bosques de pino y de boj (me sorprendió ver tanto boj, sobre todo porque hasta ese día sólo lo había visto en jardines) y salvando ocasionalmente el  río en varios vados en los que no tuve ningún problema para cruzar. Por orden, estos son los siete saltos de agua

Gorg de la Cabana
Gorg de la Tosca
Gorg de L'Olla
Gorg de la Bauma
Gorg del Forat
Gorg Petit del Colomer
Gorg del Colomer

El último de todos es el más espectacular. Por lo que he leído en otros blogs la carretera llega bastante cerca y la gente puede aparcar por allí, lo que contribuye a que sea uno de los más concurridos. Si es así siempre os podéis plantear dejar el coche ahí y hacer el recorrido al revés, hasta el primero de los saltos y luego volver.

En el mapa os puse el camino desde Campdevànol hasta la quesería y luego hasta lo que (creo) es el inicio del sendero.

El Mapa
Rutas relacionadas

Besalú (Girona, Cataluña)

domingo, 4 de septiembre de 2016

Puente de Besalú (Girona, España)
Puente de Besalú


Puente de Besalú (Girona, España)
Puente de Besalú


Besalú, Girona
Puente de Besalú


Besalú, Girona
Calle de Besalú


Besalú, Girona
Iglesia de Sant Vincenç


Iglesia de Besalú (Girona, España)
Monasterio de Sant Pere


La N-260, también conocida como "Eje Pirenáico" es una de las carreteras españolas que más me gustan. Sin haberlo buscado resulta que la he recorrido casi totalmente y algún día escribiré un post sobre ella con enlaces a los lugares más interesantes por los que pasa y que haya visitado (no paré en todos).

Cuando haga eso seguro que pongo un enlace a Besalú, una de las poblaciones más famosas por las que pasa y también una de las más interesantes.

Besalú se encuentra en la comarca de La Garrotxa, concretamente en la parte conocida como la Baja Garrotxa, una de las pocas zonas de origen volcánico medio reciente que quedan en España y donde se han contabilizado hasta 38 conos. Para su estudio y protección se declaró un Parque que abarca unas 12 mil hectáreas. Es una zona muy verde y con muchos bosques que van desde los típicos bosques mediterráneos a otros de tipo atlántico. Por desgracia no pude visitar nada de esto, aunque pude verlo desde la carretera.

Volviendo a Besalú, la villa guarda un casco histórico de gran valor, fruto de su influencia durante la Edad Media, su prosperidad y su elemento más distintivo han dependido desde siempre (primero como fuente de ingresos, después como reclamo turístico) de su puente con peaje, que sirve para cruzar el río Fluvià.

Aunque hoy sea un municipio minúsculo, de menos de 5 km2, Besalú fue durante la Edad Media un importante centro político, capital de su propio condado en los tiempos en que los francos fueron perdiendo interés en su Marca. Este condado conoció sus momentos de más influencia tras la muerte de Wifredo, el Velloso, el primer conde independiente de Barcelona y a este condado se uniría Besalú tras la muerte sin hijos del conde Bernat III.

Por Besalú pasa una rama del Camino de Santiago, la que rodea los Pirineos por el sur, y esa fue una de las razones de su prosperidad, ya que el Pont Vell o puente viejo, cuenta con una característica torre que servía tanto para cobrar peaje a quienes lo utilizaban, como para proteger esa entrada de la ciudad de cualquier fuerza invasora.

El Pont Vell tuvo una historia bastante movidita, con una serie de reparaciones y reconstrucciones que afectaron a su edificación original que, por lo que sabemos, hasta puede haber sido en otro sitio ya que hay restos de otro puente un poco más arriba. La última reconstrucción importante tuvo lugar durante el siglo XX, ya que durante la Guerra Civil dos de sus arcos fueron volados y fue necesario reconstruirlos.

No sé si las fuertes riadas que de vez en cuando bajan de los Pirineos han causado grandes daños en el puente desde entonces, pero tampoco sería raro: no es la primera vez que el puente no es capaz de resistir toda el agua que baja desde los Pirineos.

Al pasar por aquí el Camino y tener cierta importancia la población en San Julián hubo un hospital de peregrinos. Hay que tener en cuenta que un "hospital" en aquella época era más un alojamiento que un establecimiento dedicado a tratar enfermos, aunque era lógico que los peregrinos que necesitasen atención se quedase hasta curarse (o ser enterrado).

También tuvo su judería, de la que se conservan los baños (miqvé), a los que se accede pagando una pequeña entrada y que da derecho visitarlos con guía y también se ha recuperado parte de lo que fue un día la Sinagoga ya que no se conserva prácticamente nada de ella.

Lo que sí que se ha perdido es el castillo. Pocos restos quedan del mismo. Originalmente estaba en lo alto del cerro pero hoy en día poco o nada queda de sus fortificaciones. Al parecer pasó de ser una pequeña fortaleza a ir ampliándose y añadiendo nuevos edificios. De alguna manera Besalú es la evolución de su castillo y aunque la villa que hoy conocemos no tiene mucho que ver con la que era en aquellos años sí que conserva parte de sus edificios y de su trama urbana, lo que le ha valido la calificación de Conjunto Histórico-Artístico Nacional desde 1966.

El Mapa
Rutas relacionadas

Cadaqués (Girona, Cataluña)

domingo, 14 de agosto de 2016

Cadaqués (Girona, España)
Cadaqués


Cadaqués (Girona, España)
Badía de Cadaqués


Cadaqués (Girona, España)
Badía de Cadaqués


Cadaqués (Girona, España)
Badía de Cadaqués


Port Lligat, Cadaqués (Girona, España)
Port Lligat


Faro de Cap de Creus (Cadaqués, Girona)
Faro de Cap de Creus


Este es uno de esos pueblos que publico en este blog con un poco de reticencia. A estas alturas no creo que haya mucha gente que necesite descubrir Cadaqués, ya que su vinculación con Dalí y su fama debido a este y a otros ilustres visitantes, lo convierten en un pueblo bastante conocido, además de que para muchos es una de las imágenes más emblemáticas de la Costa Brava.

Y si os digo la verdad, a mi ni fú ni fa.

Y viendo las fotos que acompañan este artículo tal vez estéis pensando algo así como "¿pero qué dice este tío?".

Por partes. Si nos vamos al extremo opuesto de la pequeña bahía de Cadaqués y vemos el pueblo, con sus casas blancas, reptando por el terreno ondulado en el que se asienta, con esa agua turquesa justo delande y creemos que estamos viendo alguna estampa del paraíso.

El problema es cuando paseas entre esas mismas casas y ves que en realidad es bastante soso todo, iglesia incluída. Reconozco que yo parto con dos hándicaps importantes: que soy gallego y tenemos cascos antiguos monumentales y que el día anterior había visitado Pals, Peratallada y Monells, que juegan dos divisiones por encima de Cadaqués.

El nombre de Cadaqués (Cap d'Aquès) significa "Cabo de Rocas". Y la verdad es que el nombre es bastante apropiado ya que toda la zona de Cap Creus es bastante rocosa. Rocosa y pelada, ya que los vientos que soplan constantemente dificultan la creación de bosques, un fenómeno que he visto en otras zonas costeras y ventosas como Cabo Peñas en Asturias o Camariñas en Galicia. Esa roca y ese viento son los que hacen que esta parte se la más brava de la Costa Brava.

Estando tan aislada Cadaqués (lo que supone que su dialecto del catalán sea un tanto peculiar), algunas familias ricas de Cataluña se fijaron en ella para pasar sus vacaciones, buscando una tranquilidad que en otras zonas más pobladas no iban a tener. Más adelante, algunos artistas llegaron a la villa y la convirtieron en un lugar de gran importancia en el mundo de la cultura: Dalí, Lorca, Picasso, Miró, Duchamp y otros pasaron por el pueblo o fijaron su residencia, permanente o estacional, en Cadaqués o sus alrededores, como Port Lligat y su preciosa ensenada.

Si visitáis en Cadaqués os puede interesar visitar la Casa Museo de Dalí, en Port Lligat, o dar un paseo por el casco antiguo. Dentro de la iglesia hay un retablo barroco de gran valor y unas vistas de la bahía que son de lo mejor que puede ofrecer la población.

Una cosa más. A diferencia de muchos otros pueblos se puede bajar con el coche y hasta os puede interesar explorar un poco en busca de aparcamiento, porque el de pago que hay a la entrada es una auténtica sablada. Creo que si váis por las calles que comunican Cadaqués con Port Lligat podéis encontrar algo de aparcamiento. Podéis explorar un poco con Google Street View si queréis para buscar algún sitio donde podáis dejar el coche sin sobresaltos.

El Mapa
Rutas relacionadas

Monells (Girona, Cataluña)

domingo, 7 de agosto de 2016

Monells (Girona, Cataluña)
Monells


Monells (Girona, Cataluña)
Monells


Monells (Girona, Cataluña)
Plaza de Monells


Monells (Girona, Cataluña)
Monells


Monells (Girona, Cataluña)
Monells


Monells (Girona, Cataluña)
Monells


Monells (Girona, Cataluña)
Monells


Tras haber visitado Pals y Peratallada ahora toca visitar el tercero de estos tres pueblos que son casi vecinos y que cada uno, por separado, ya merecen una visita.

Monells, por desgracia, tuve que visitarlo a toda velocidad. Una tormenta y una lluvia bastante fuerte tuvieron la culpa. Y para colmo de males en la plaza alguien puso un enorme reflector, supongo que para grabar un programa de televisión en alguna de las casas.

Aparqué en las afueras del pueblo porque a orillas del río creo que sólo pueden aparcar los vecinos. Y estuve a punto de volverme. No veía nada especial desde el puente e incluso las casas que daban al Rissec parecían grises, tristes y vulgares.

Y es todo lo contrario. Es como si, a diferencia de otros muchos sitios, Monells viviese a espaldas de su propio río, cosa un poco extraña si lo comparo con lo que he visto a lo largo de mis viajes. Vale que es un río estacional que seca durante buena parte del año, pero en el terreno es un poco raro.

Por lo que sea y ya que estaba allí decidí dar una vuelta. Y entonces fue cuanto Monells se abrió ante mí como una flor por la mañana.

Una vez que te adentras en sus calles ves que se trata de un pueblo hermoso, con unas plazas, soportales, fachadas y rincones realmente bonitos. Me sorprendió lo macizo y grueso de los muros, mucho más fuertes de lo que recuerdo en Peratallada o Pals y auténtica seña de identidad de Monells.

El pueblo se articuló en torno a un castillo este ya no existe, conservándose únicamente parte de las murallas. Aún así, toda esa sensacion de medievalidad por la que es famoso el pueblo se conserva plenamente. Tal vez en mi caso, al estar casi totalmente desierto cuando lo visité, sin duda a causa de la lluvia, esta sensación se acentuase.

Y debió ser un castillo importante ya que aunque hoy Monells comparta municipio con los vecinos Sant Sadurní y Cruilles, en la Edad Media su mercado tenía tanta importancia que Jaime I, el Conquistador, decretó que la unidad de medida para los cereales en el obispado de Girona fuese la mitgera de Monells. No me preguntéis a qué equivale, porque no tengo ni idea.

Para aquellos que hayan visto la película Ocho Apellidos Catalanes tal vez alguna de las fotos le suenen de algo y es que esta película fue rodada aquí

El Mapa
Rutas relacionadas

Peratallada (Girona, Cataluña)

sábado, 18 de junio de 2016

Peratallada, Girona
Puerta de la muralla


Peratallada, Girona
Peratallada, Girona


Peratallada, Girona
Calle con raíl para carros


Peratallada, Girona
Peratallada, Girona


Peratallada, Girona
Peratallada, Girona


Peratallada, Girona
Peratallada, Girona


Girona es una de las provincias españolas que más interesantes me han parecido y sólo la lejanía entre mi Pontevedra natal y el extremo noreste peninsular me ha impedido conocerlas antes.

Cuando pensamos en Girona posiblemente lo primero que nos vengan a la cabeza sean la Costa Brava y los Pirineos, pero lo cierto es que la provincia ofrece mucho más que eso.

Por ejemplo, cuando pensamos en pueblos pintorescos normalmente lo primero que nos viene a la imaginación sean algunos pueblos castellanos con su arquitectura tradicional y su castillo, pero lo cierto es que por toda la península hay verdaderas maravillas que han llegado hasta nuestros días y estando algunas en un estado de conservación maravilloso. Pues en Girona están algunos de los más bonitos que he visto. Y lo más curioso, es que los tres que más me han gustado son vecinos entre sí.

El primero de estos pueblos, Pals, está relativamente cerca de la costa y es fácil de encontrar. Lo hemos visto en nuestra ruta anterior. Peratallada, en el municipio de Forallac, es el siguiente, un poco más al interior.

Como pasa en muchos pueblos pintorescos de Cataluña las plazas de aparcamiento para los visitantes son de pago, y en este caso no tuve tiempo ni ganas de ponerme a investigar. A pesar de ello y ya que mi visita fue breve, no me cobraron. Las tarifas tampoco las recuerdo como excesivas, pero en cualquier caso si ayudan a la conservación de esta joya bien pagadas están. Hay dos aparcamientos en extremos opuestos del pueblo.

Peratallada es uno de esos pueblecitos cuya historia parece haber quedado atada al medievo y conserva ese sabor plenamente, siendo hoy en día su principal atractivo e industria. Pasear por Peratallada es un pequeño lujo que no disfruté lo suficiente y que consiste en callejear con calma mientras rincón a rincón, esquina a esquina, arco a arco tu retina se va deleitando con una pequeña y casi interminable colección de imágenes únicas. Llegaba un momento en que no sabía si parar de fotografiar o seguir disparando. Decidí lo segundo, y en algún caso eso salvó a algun detalle de ser recordado por una foto mediocre.

Peratallada me recordó a algunos de los pueblos que había visitado el año anterior en Mallorca, con esas paredes de caliza y esas calles empedradas, con esos elementos vegetales incorporados a las fachadas. Resulta increíble que lugares como Lloret de Mar, perfecta antítesis de lo que es Peratallada, estén en la misma provincia.

Del castillo que fue Peratallada no queda gran cosa. Apenas restos de una torre y algunas de las puertas de la ciudad, y sobre todo, de lo que fue su foso, excavado en la misma roca y que posiblemente sea el origen de su nombre: "piedra tallada". Algunos de los inmuebles del interior de la población, sobre todo aquellas más pegadas a la torre, parece que formaron parte de sus dependencias.

No hay mucho que decir acerca de su historia y parece que salvo una ocasión en la que la señora del castillo tuvo sus más y sus menos con los campesinos de la zona, que casi quemaron el edificio, no tuvo demasiada relevancia en los diferentes episodios bélicos que asolaron la región a lo largo de la historia.

Prueba de ello es que el castillo perteneció a la misma familia, los Cruïlles, desde el matrimonio de uno de ellos con la heredera de la dinastía fundadora hasta que lo subastaron a principios del siglo XX. Creo que ahora mismo sigue estando en manos privadas, en otra familia noble.

La puerta que está al lado de la carretera principal es quizás la más bonita, con un pequeño puente que salva el foso. La foto que acompaña al artículo es una recreación vía edición fotográfica, de lo que debió ser el castillo en tiempos: borré los elementos modernos que encontré, como una pared de chapa, varias antenas, carteles, señales o el mismo asfalto. Así que no contéis con encontrar el lugar tal cual aparece.

Al otro lado de la carretera se encuentra la Iglesia de Sant Esteve, un imponente edificio románico, solitario, que contrasta con la abigarrada colección de casas pintorescas que es la Peratallada intramuros. Según parece esta iglesia habría sido construida durante el siglo XII, momento en el que aparecen los primeros testimonios de su existencia, y en ella están enterrados numerosos Señores de la localidad, sobre todo de la familia Cruïlles.

Para mi es uno de los pueblos más bonitos de la península y es pecado pasar por la provincia de Girona y no acercarse a conocerlo. Merece mucho la pena, igual que otros pueblos cercanos del Baix Empordà como Palau Sator o Ullastret.

El Mapa
Rutas relacionadas

Pals (Girona, Cataluña)

domingo, 8 de mayo de 2016

Pals (Girona, España)
Pals, Girona


Pals (Girona, España)
Pals, Girona


Pals (Girona, España)
Muralla de Pals, Girona


Pals (Girona, España)
Torre de Les Hores, Girona


Pals (Girona, España)
Pals, Girona


Pals (Girona, España)
Pals, Girona


Cuando se habla de los pueblos medievales de Cataluña normalmente se hace mención de tres de ellos, de gran importancia arquitectónica, con un maravilloso estado de conservación y muy cercanos entre sí. Hablo de Pals, Peratallada y Monells, en el Baix Empordà.

Según vienes de la costa, de Begur o Palafrugell, el primero de ellos sería Pals y os puede servir de inicio de una pequeña ruta que os lleve a visitar los tres.

En la parte de "El Mapa" además de la localización habitual que añado en cada artículo voy a añadir una ruta entre los tres pueblos, con visitas a otros dos de los que no voy a hablar (en parte porque no tengo fotos en condiciones) y que bien merecen un paseo, como Palau-Sator y Ullastret. Tal vez algún día me decida y les haga una pequeña reseña en mi otro blog, Viajes por Iberia. Son 30 kms de ruta, así que no hay excusa para visitar sólo uno de los pueblos.

El centro urbano de Pals, de origen medieval, es un auténtico espectáculo de caliza rojiza y con una riqueza de elementos arquitectónicos y estética tremenda, todo ello culminado por la Torre de las Horas, una guinda románica a un pueblo donde predomina el gótico. Ventanas, arcos, balcones, casonas, fachadas con cubierta vegetal... lo que se dice un pueblo de cuento, rodeada por una muralla con cuatro torres cuadradas que tienen su origen en el siglo IV.

Pals es uno de esos pueblos en los que no hay que recomendar nada. De hecho, es uno de esos sitios donde lo que importa es el conjunto y no algún elemento en particular. Puedes ir a ver la Torre de les Hores, puedes ir a ver la Iglesia de Sant Pere o las murallas, pero nada de eso destaca sobre el conjunto, un auténtico lujo para aquellos a quienes nos gusta callejear por estas pequeñas maravillas que han sabido sobrevivir al paso del tiempo y de las modas.

No es extraño que hoy en día la pricipal industria de Pals sea el turismo, tanto el que es atraído a la cabecera de su término municipal como aquellos que van a la costa, que no he visitado. Insisto en lo espectacular del centro histórico. Las fotos que acompañan este post no le hacen justicia.

Buscando información sobre la costa descubro que aquí el mar ha retrocedido  en esta zona e incluso alguna localidad cercana, como Torroella, que en tiempos de Roma era puerto de mar hoy está varios kilómetros tierra adentro. Me hubiese gustado ver las dunas de la playa de Pals, pero amenazaba tormenta y tenía interés en ver también Peratallada y Monells.

Históricamente hablando parece que Pals ya estaba habitada en tiempos de Roma y su nombre podría derivar de Palas Atenea. El castillo aparece documentado ya en el siglo IX, con el nombre de "Mont-Àspre" y estuvo vinculado a los Condes de Barcelona y otros señores, como el obispo de Girona.

El castillo fue destruido durante una rebelión campesina y la Torre de les Hores es lo único que se conserva de él. Los restos del edificio fueron empleados, tras la rebelión, en reconstruir las murallas y la Iglesia

Como curiosidad final mencionar que en Pals se cultiva arroz. Cuando pasé por esta zona me sorprendió ver campos inundados, sobre todo teniendo en cuenta que venía de recorrer una parte de costa bastante seca.

Por cierto, si os molesta el hecho de que el aparcamiento en las cercanías de la ciudad vieja sea de pago siempre podéis aparcar un poco más lejos, en la parte nueva y dar un paseo. No es mucho más lejos pero os ahorráis unos duros, aunque hay que tener en cuenta que el dinero recaudado por estos parkings redundan en la conservación de este lugar tan espectacular.

Es una forma como cualquier otra de poner en valor y obtener recursos para que esta parte de nuestro patrimonio siga existiendo. Después de ver otros lugares, como Guimerà o el muchísimo más famoso Belchite, por ejemplo, donde la falta de presupuesto impide conservar adecuadamente el legado que tienen, no puedo culparles.


El Mapa
Rutas relacionadas