Provence-Alpes-Côte d'Azur (II): Acueducto de Barbegal

lunes, 12 de noviembre de 2018


Cuando pensamos en historia normalmente nos centramos más en las batallas y en las grandes ciudades y dejamos la ingeniería y la tecnología de la época en un segundo plano. Hoy voy a hablaros de una de estas notas a pie de página de la historia que en realidad son tanto o más importantes que la mayor parte de las batallas.

En la Provenza, cerca de Arlès y Avignon, en el departamento de Bocas del Ródano (Bouches du Rhône, existe un complejo bastante interesante con el que di de pura casualidad. No estaba en mi ruta. No estaba en nada de lo que hubiese leído pero al ver el cartel de "acueducto romano" decidí que merecía la pena acercarse.

 

Y vaya si lo merecía. La parte final del Acueducto de Barbegal es uno de los lugares más interesantes de cuantos han llegado hasta nuestros días de los construídos por el Imperio Romano.

En aquellos días la Provenza era uno de los graneros de Roma. Una de las primeras regiones conquistadas por los romanos fuera de la península itálica y por tanto una de las más intensamente romanizadas, como lo atestiguan los numerosos restos que hay por estos departamentos de Languedoc, Provenza y Costa Azul.

 

Barbegal te sorprende ya desde la carretera, que pasa por debajo de sus arcos. Un par de senderos recorren el acueducto hasta su final y, sorprendentemente, ninguna valla lo proteje y ninguna indicación te cuenta su historia (o al menos no la vi). Increíblemente tan sólo tiene una categoría parcial como monumento, lo que es incomprensible dado el interés y la importancia de estos restos.


Barbegal es de un acueducto doble que llevaba agua a lo largo de unos 11 kilómetros a un complejo de molinos harineros donde se procesaba el grano producido en la región. Por la cantidad de molinos debió ser impresionante. Hay quien dice que se trató de una de las mayores industrias del Imperio, que enfilaba ya sus últimos años, y el agua que traía el acueducto abastecía también a lo que hoy es Arlès.

 

El agua procedería de la vertiente sur de las montañas conocidas como las Alpilles, un macizo de escasa altitud de roca calcárea. Barbegal sería una desviación de otro acueducto conocido como Acueducto de Caparon. Por lo que parece numerosos canales y acueductos recogían el agua del macizo para distribuirlo por la región

Según parece esta industria constaba de dos filas de ocho molinos, con un salto de agua de unos 18 metros y con la capacidad de producir 4,5 toneladas diarias de harina. No se sabe quién fue el constructor pero se supone que un miembro del cuerpo de carpinteros de Arlès pudo ser el responsable, Q. Candido Benigno. La sospecha viene de una inscripción encontrada en su sarcófago pero... ¿quién sabe?

 

Como tantas otras veces hay que descubrirse ante unos ingenieros capaces de llevar a cabo obras de esta envergadura sin las herramientas de las que se disponen hoy en día y que no fueron superadas durante muchos siglos.

El Mapa
Ruta combinada
Otros lugares cercanos (relativamente)