Lanzarote (II): Famara y su Risco

sábado, 25 de marzo de 2017

Carretera a Famara por El Jable
Carretera a Famara por El Jable


Caleta de Famara (Lanzarote, España)
Caleta de Famara


Playa de Famara (Lanzarote, España)
Playa y Risco de Famara


Playa de Famara (Lanzarote, España)
Playa de Famara


La Caleta desde el Risco
La Caleta desde el Risco


El Bosquecillo
El Bosquecillo


Camino de los Gracioseros (Lanzarote, España)
Camino de los Gracioseros


Playa del Risco
Playa del Risco


Mirador de El Río (Lanzarote, España)
Mirador de El Río


Punta Fariones (Lanzarote, España)
Punta Fariones


Órzola (Lanzarote, España)
Puerto de Órzola


Aunque en Lanzarote no hay grandes montañas sí que hay un par de macizos que llaman la atención. Uno, el menos conocido, se encuentra en Yaiza y es el que guarda la costa casi virgen que va desde Papagayo hasta Playa Quemada. El otro, mucho más conocido e impresionante es Famara, que ocupa casi todo el norte isleño. De hecho, el Malpaís de la Corona que vimos en el post anterior, es una parte de este macizo, una suave transición desde el volcán que da nombre al área hasta el mar.

Pero su lado occidental es mucho más abrupto y recuerda un poco a los acantilados de Madeira, al combinar una fuerte pendiente vertical con una llanura litoral. La diferencia es que el Risco es mucho más árido y desnudo que Madeira, exceptuando la Ponta de São Lourenço.

Hay rutas de senderismo que recorren casi todo el risco, desde La Caleta de Famara hasta Órzola, y ninguna en coche. Hay algunas pistas de tierra que pueden ser recorridas parcialmente pero su estado no es del todo recomendable, y hay otros tramos asfaltados. Por desgracia Google Maps no conoce estas pistas y el mapa no va a ser demasiado exacto esta vez.

Famara es una de las playas más famosas de Lanzarote. La belleza de su entorno, con el Risco presidiendo su parte norte y los vientos que la convierten en una playa muy apreciada por los amantes del surf en sus diferentes modalidades son la causa de esta fama.

Sorprendentemente no es una playa totalmente machacada por el turismo como las de la costa oriental de Teguise y el pueblo de La Caleta, aún estando hoy dedicado al turismo, conserva su forma de pueblo de pescadores.

Otra cosa es la urbanización que hay pegada al Risco, producto de ese urbanismo depredador que tenemos en España y donde vender a cualquier precio, sin importar la sostenibilidad del proyecto, es la única religión. Así que hay una urbanización que no tiene nada que ver con su entorno, donde se gasta una cantidad enorme de agua en una zona especialmente seca de la isla y cuya parte inferior está siendo invadida por la arena. Y no es poca la arena: a veces el acceso a la urbanización se corta total o parcialmente porque se forma un banco de arena a la entrada. También hay calles y casas (algunas ya abandonadas) que sufren el intento del campo dunar de recuperar su espacio natural.

Para los que, como yo, van en coche toca hacer un enorme rodeo hasta llegar a la siguiente parada, pero los que prefiráis ir a pie podéis hacer esta ruta que está en Wikiloc y que cubre buena parte de este post.

La siguiente parada sería un par de miradores. Uno, el que se encuentra al lado del Observatorio Astronómico, ofrece las mejores vistas de Famara y la Caleta, y de buena parte del Jable y la costa hasta La Santa. El otro, justo al lado y conocido como El Bosquecillo, ofrece buenas vistas del acantilado hacia el norte. Es una zona muy escarpada del Risco y da un poco de vértigo, la verdad.

A partir de aquí hay varias pistas, pero no creo que sea buena idea meter un coche. Aunque la parte más cercana está adoquinada más adelante se convierte en una pista agrícola y no tengo ni idea de cómo puede estar. Desde Google Maps no me da la impresión de estar en muy buen estado. Vosotros mismos.

Hay otros miradores más adelante, como el de La Caldera o el de Guinate, pero hay uno que es especialmente interesante, cerca de la Finca la Corona. Desde este Mirador hay un sendero que baja el risco y te permite llegar a la playa que hay abajo, una de las más solitarias de la isla por razones obvias y a lo que queda de las Salinas del Risco. No recomiendo bajar si no estás en buena forma. A buen paso son fácil 45 minutos de subida y otros tantos de bajada para salvar los casi 500 metros de desnivel en este punto. En Wikiloc hay otra ruta a la que llaman "El Camino de los Gracioseros" y que cubre este tramo.

Una cosa más. Cuando dejéis el coche aparcado no dejéis nada a la vista: hay restos de cristales en el suelo, lo que me hace sospechar que está bien vigilado por los cacos.

Nuestra siguiente parada ya sería el Mirador del Río. Como el resto de puntos singulares diseñados por César Manrique la entrada es un palo. Si queréis entrar os recomiendo comprar la entrada conjunta con otros lugares de interés como Timanfaya, la Cueva de los Verdes o Los Jameos del Agua. Creo que la entrada da derecho a consumición en un bar que tienen aquí, pero si vais por las vistas, desde el exterior del Mirador son prácticamente iguales.

El Río es como llaman los conejeros al brazo de mar que separa Lanzarote de la isla de La Graciosa. Desde este punto del Risco se domina tanto la Isla Graciosa como el resto del Archipiélago Chinijo, al que pertenece. Ya veremos La Graciosa en el siguiente post, así que tampoco me voy a extender.

El punto final de esta ruta es Órzola, la localidad más septentrional de la isla. Si a alguien le interesa visitar Punta Fariones hay una ruta de senderismo que le puede ser de ayuda. Si no me equivoco viendo Google Maps, debe haber una ruta más directa entre Fariones y Órzola, pero si alguien está interesado en hacerla, mejor que se informe debidamente o tendrá que volver sobre sus pasos en un entorno bastante hostil, sin agua y sin sombra, y que puede ser bastante duro por las pendientes.

Órzola es un pueblo de pescadores que vive a la sombra de Punta Fariones. La mayor parte de los visitantes que recibe son turistas que pretenden coger aquí un barco para ir hacia La Graciosa. Dos cosas que hay que saber: la primera es que el precio del billete está regulado y es el mismo para todas las navieras (hay varias). Lo segundo que hay mucho personal de estas empresas tratando de enviarte hacia sus párkings: si aparcas en su parcela les vas a comprar a ellos el billete y no a su competencia. Tenedo en cuenta si lo habéis comprado anticipadamente o si pretendéis comprar en el puerto y salir en el primer barco disponible.

El pueblo en sí es parecido a la Caleta y a otros muchos pueblos de Canarias, con esas casitas encaladas y de techo cuadrado que tanto recuedan a las construcciones del Magreb. No es una locura de bonito, pero merece la pena darse un paseo por él y visitar también el puerto.

Y hasta aquí la ruta de hoy. En la siguiente tomaremos el barco y visitaremos La Graciosa.

El Mapa
Rutas relacionadas