Languedoc Roussillon (I): Carcasona

jueves, 12 de abril de 2018

En Europa hay muchas ciudades con cascos urbanos que nos remiten a la Edad Media. Algunas incluso conservan la traza urbana de esa época, aunque bastante modernizada. Pero unas pocas conservan todo o parte de estos lugares de manera que nos pueden transportar a esa época. Actualmente es la mayor fortaleza de Europa en semejante estado de conservación.

Cité de Carcassonne (Carcasona, Francia)

Carcasona, Carcassonne en francés, es una de estas ciudades. Su ciudadela medieval, presidiendo la villa desde un cerro a orillas del Aude, es una de las mejor conservadas que he visto. O mejor dicho, de las mejor reconstruidas. Hasta el siglo XIX la ciudadela estaba en ruinas.

Fue la iniciativa de Prosper Merimée (el autor de "Carmen", que luego sería convertida en ópera por Bizet) y de Jean-Pierre Cros-Mayrevieille la que puso en marcha una cuidadosa reconstrucción de las murallas y edificios y que evitó la desaparición del Castillo Condal. Tal era el grado de deterioro que el gobierno francés decidió su destrucción.

Cité de Carcassonne (Carcasona, Francia)

Mucho antes de que este fuese construido Carcasona ya era un lugar importante. Situada en un cruce de las rutas que comunicaban el Atlántico con el Mediterráneo al norte de los Pirineos y Europa con el Levante ibérico, fue desde antes incluso de la llegada de los romanos un punto de encuentro y de comercio. Se sabe que desde aproximadamente el 800 a.c. esta colina ha sido ocupada por diferentes recintos defensivos.

Aunque no fue capital de provincia durante la dominación romana, Carcasona fue capital colonial. Durante las últimas décadas del Imperio Romano los visigodos la ocuparon y construyeron nuevas fortificaciones, algunas de las cuales aún se conservan.  Durante un tiempo pasó a manos musulmanas tras la conquista de la Península Ibérica. Pipino el Breve consiguió desalojarlos y puso al frente a Bellón, cuyo linaje daría origen a varias dinastías de esta región, desde la Provenza a Cataluña con la Casa de Barcelona que más adelante se uniría a la dinastía real de Aragón.

Cité de Carcassonne (Carcasona, Francia)
Fue precisamente la Corona de Aragón la potencia predominante en Occitania durante buena parte de la Edad Media, hasta la irrupción del poder francés. La Cruzada contra los Albigenses fue un punto de inflexión para su historia: aprovechando la cruzada el Rey de Francia se lanzó sobre la región con la excusa de perseguir a los cátaros, a los que exterminó con saña. Los Trencavel, feudatarios del rey aragonés y defensores de los cátaros fueron derrotados por Simón de Montfort. Casi toda la costa mediterránea occitana pasó a manos francesas y tan sólo el Rosellón permanecería en poder aragonés hasta el siglo XVIII.

Cité de Carcassonne (Carcasona, Francia)

Fue precisamente el final de esta presencia aragonesa la que inició el declive de la ciudadela de Carcasona, que pasó de ser una ciudad fronteriza y muy estratégica a una población de interior, con lo cual la presencia de la guarnición dejó de ser necesaria.

La Ciudadela de Carcasona, conocida como Cité de Carcassonne en francés, es hoy una gran atracción turística, elegida como Patrimonio de la Humanidad.

Para visitarla es mejor aparcar un poco lejos, en los bulevares de la ciudad baja o en el Quai Bellevue, al lado del río, y cerca de una isla que se ha convertido en un parque. Se han eliminado casi todas las plazas de aparcamiento gratuito en los alrededores y las de pago tienen un precio exagerado, aunque pasa a ser gratuito a las ocho de la tarde.

Cité de Carcassonne (Carcasona, Francia)

¿Qué hay para ver? La Ciudadela en sí, que parece de cuento, merece una visita. Pero los comercios en sus callejuelas, de ropa, de alimentos, de mil tipos distintos de artesanía, son otro buen reclamo para visitar Carcasona.

Pero estos no son los únicos atractivos que tiene Carcasona. La antigua y la nueva catedral, el puente viejo sobre el Aude y que comunica la ciudadela con la Ciudad Baja o el Canal du Midi son otros puntos de interés en la villa, aunque por desgracia no pude visitarlos. Me queda pendiente para otra ocasión.

Cité de Carcassonne (Carcasona, Francia)

Lo que sí vi, aunque sólo fuese de pasada, es lo que queda del Bastión, lo que en tiempos fue un fortín en la ciudad baja. Si véis el mapa en vista satélite veréis lo fácil que es distinguir su contorno. Los edificios son bonitos y, desgraciadamente, sólo un pequeño tramo de muralla se conserva.

El Mapa

Ruta combinada
Ruta combinada
Otros lugares cercanos (relativamente)

0 comments

Publicar un comentario